Mi pueblo

Situación Geográfica
Por la carretera nacional 111 hasta Lardero y luego por una carretera local a 13 kilómetros de Logroño, encaramada en un cerro, se halla Entrena.
La villa fue enclave en la calzada romana Zaragoza- Bibriesca. Hoy está un poco apartada de las rutas de tránsito nacional. También por la carretera nacional 232, hasta Navarrete, se llega a Entrena tras cinco kilómetros de carretera local.
La topografía de la jurisdicción de Entrena se resume en un área llana entre 500 y 600 metros de altitud, sobre la que ha incidido una red de pequeños barrancos que han desmantelado esta llanura de glacis dando lugar al típico paisaje de colinas, cerros residuales y llanadas que salpican el valle.Entrena se encarama en el cerro de El Conjuro y el caserío se orienta al sol del mediodía. La ladera norte, fresca y sombría, guarda las cuevas donde reposa el vino, es el barrio de las bodegas.
Disfruta de un clima fresco y seco, en invierno y en primavera, con alguna precipitación. Los calores del estío están atenuados por sus 558 metros de altitud, y refresca en las noches. Un cielo generalmente despejado caracteriza a este clima.
Entrena es la típica villa fortaleza medieval, encaramado en un cerro alzado sobre la llanura. Está urbanizada en “bastilla”, con las calles concéntricas escalonadas en la ladera. La antigua muralla se adivina en las traseras de las casas, hacia el Coso, y cuya delantera es la calle Barbacana.
En el centro del pueblo, la plaza, con sus árboles, faroles y bancos es el mirador de la villa. El centro ciudadano de relación está en la plaza del Coso, en ella está el crucero de piedra y la fuente.
 El término municipal de Entrena se extiende 20,69 kilómetros cuadrados y por él discurre el río Antiguo, que riega sus huertas.

Historia  
Entrena cuenta con un pasado histórico de interés, por la situación geográfica. En el trazado de la antigua calzada romana, aparece Entrena en un punto prácticamente equidistante entre las Ciudades de Vareia y Tritium, dos entidades riojanas relevantes en la España Romana. Desde mediados del S. XI, se cita en varios documentos con los nombres de Antelena, Entelena, Entidigone, Antilidona, etc.
Fue legada al Monasterio de Santa Maria la Real de Nájera por la Reina Doña Estefanía, viuda del Rey Don García, conocido por "el de Najera", que falleció en la batalla de Atapuerca. La Reina la menciona entonces con el nombre de Antelena Govantes se refiere a su nombre latinizado, Entidigone, que procede de una escritura de la Colección de Simancas.
Perteneció a los Señores de Cameros y al Condado de Aguilar. En la gran batalla de Najera, Enrique II es derrotado por su hermano Pedro, pero este muere en el Campo de Montiel, vengando así Enrique su derrota. De ahí que se le conozca por " el Fratricida" y tambien por " el de las Mercedes", por las muchas mercedes y privilegios que concedió a la nobleza para asegurarse el trono. Entre estos privilegios, figura el Señorío de Cameros en favor del caballero navarro Don Juan Ramírez de Arellano, "el Noble". A esta familia se concedió también el Condado de Aguílar. El condado de Aguilar se prolongo a lo largo de los siglos, siendo Entrena una de las Villas de su jurisdicción.
Grande es el poder alcanzado por los Condes de Aguilar. En el contexto de la zona de Entrena, cabe destacar el enfrentamiento entre los Manrique, Señores de Navarrete, y los Ramírez de Arellano, de Entrena. En 1.478, los de Navarrete destruyen las fortificaciones que habían levantado sus vecinos.
Pocas noticias tenemos de la presencia de los judíos en esta localidad. Entre las donaciones del Rey Don García al Monasterio najerino figura una serna cercana a la Villa, conocida por el " Vado de los Judíos". Mas tarde, a finales del siglo XV, aparece reseñada de nuevo la comunidad hebrea, con ocasión del llamado "Servicio de los Castellanos de oro", un impuesto que los judíos pagaban al Reino de Castilla. A juzgar por las cantidades recaudadas, la comunidad judía en la Villa fue reducida.
Resulta de interés el emplazamiento del caserío de Entrena en un cerro y su urbanización primitiva formando calles concéntricas que siguen las curvas del nivel presentando un trazado a modo de bastida medieval. Presumiblemente, la muralla se extendía por las traseras de la Calle del Coso.  

Fuera del recinto medieval, en la plaza, hay una casa en sillería de dos plantas del S. XVI, con una portada de medio punto y escudo coetáneo. Otras edificaciones reseñables son: otra casa con escudo del siglo XVII, una planta baja en sillería del siglo XVI con portada de medio punto y otra casa más de planta baja del siglo XVII. En la plaza destaca el crucero del siglo XVI, con fuste cilíndrico sobre gradas, rematado con capitel toscano. El templo parroquial de San Martín, construido en sillería a partir de 1.545, evoca en su planta el modelo Reyes Católicos.

Crucero

De gran interés arqueológico es el Cerro de Santa Ana, una pequeña elevación cercana al caserío. Los hallazgos permiten dividir el campo arqueológico en dos sectores.
•    Uno de ellos corresponde a la cumbre, laderas sur, este y oeste del montículo, mas una parte de la llanura que se extiende en la vertiente sureste.
•    El otro se encuentra a unos 500 metros del anterior.
El yacimiento corresponde a varias épocas. Su antigüedad más remota puede situarse en las primeras fases de la Edad de Hierro. De este período de tiempo son algunas cerámicas muy fragmentadas, procedentes de objetos elaborados a mano, un fragmento de molino, etc.
En cuanto a la época romana, el poblado logra su mayor desarrollo entre los siglos II al IV de nuestra Era. Corresponden a ella necrópolis, tapas de sarcófagos, estelas, lucernas, monedas, etc.


Fiestas y tradiciones  
En el pueblo de Entrena se celebran varias fiestas y todas van unidas a tradiciones y que van trasmitiendo de padres a hijos. Unas son muy antiguas, otras no tanto.
 El día 17 de enero SAN ANTÓN, en la madrugada a las chicas solteras se les pone en la puerta de sus casas paja, trinchos de berzas y zanahorias. Esta tradición viene de tiempos antiguos y no se sabe cual es su significado.
El 20 de enero SAN SEBASTIÁN, hay misa, procesión y comida de la Hermandad de una cofradía dedicada a este santo.
 El día 15 de Mayo como pueblo de labradores que es, se recuerda a San Isidro al que sacan en procesión a bendecir los campos.
 El día 2 de Febrero se celebran las Candelas hay misa por la tarde. Allí se bendicen los bollos y es la víspera de las fiestas de invierno. Antes no había clase por la tarde.
 El día 3 de febrero es San Blas, hay misa y procesión. Por la noche hay verbenas.
Antes tambien se celebraba San Blasito que era el día 4, pero ahora hay trabajo y clase.
En invierno se celebra la fiesta de San Blas  y son tradicionales los bollos del Santo que no faltan en ninguna casa. Antes cada familia hacía los  bollos para los suyos y en la actualidad se venden también en las panaderías.
 El día 5 festividad de SANTA ÁGUEDA, es la fiesta de los quintos,  salen a pedir dinero por las casas para hacer una fiesta. Ahora lo celebran en domingo porque tienen clase. Estas fiestas antes eran muy importantes.
 En Semana Santa hay 12 niños  que se llaman “apóstoles”, éstos se encargan de ir con unas matracas haciendo ruido y van anunciando las procesiones.
 El domingo de Resurrección salen los “apóstoles” a pedir dinero por las casas y se lo gastan en una merienda. Antes a estos “apóstoles” les daban huevos y chorizo para hacer una tortilla como mandaba la tradición. Es costumbre hacer este domingo una merienda en las bodegas las cuadrillas de amigos.
 A este domingo se le llama de San Lázaro, por que es en esta fecha cuando se lee en la iglesia la resurrección de Lázaro
. En la ermita de Santa Ana, el lunes de Pentecostés, esto es, cuarenta días después del domingo de Ramos, se celebra la festividad de la Hermedaña. Se conmemora así la abolición del Tributo de las Cien Doncellas  que según la leyenda deberían entregar al califa moro todos los pueblos de esta comarca. Tradición que conserva el pueblo de Sorzano con la procesión de las Doncellas. Se va de romería desde el pueblo hasta la ermita, que dista un kilómetro. Se lleva la imagen de Santa Ana en un remolque adornado con flores y frutos. En la actualidad se va en coches  pero antiguamente se hacía con carros engalanados. Después de la misa  se reúnen todas las familias y amigos a asar chuletas y comer en las choperas que rodean a la ermita y, de regreso al pueblo, continúa la fiesta con verbenas.

FIESTAS ENTRENALas fiestas de verano de Entrena se celebran en honor de San Cristóbal, el día 10 de julio. Duran desde el 9 que es la víspera hasta el doce de Julio. Hay misa y procesión  con el Santo, verbenas, degustaciones, encierros... Hasta hace unos años esta fiesta se celebraba en septiembre pero se cambió a julio porque en septiembre hay mucho trabajo en los campos recogiendo la pera y la manzana y se estaba en plena recolección de frutos. El día 11 de Noviembre se celebra San Martín en las denominadas fiestas de Gracias. Se baja en procesión a la Virgen del Rosario, con frutas y uvas, esta procesión se hace por la tarde, hasta la ermita de Santa Ana que está situada en frente de la carretera de Medrano, dirección Navarrete.

FIESTAS ENTRENA FIESTAS ENTRENA

El día de Corpus Christi se celebra una misa y procesión.Hay una cofradía en honor al Santísimo Sacramento. Se ponen altares en la calle Mediavilla y en la plaza del Coso. El cura que lleva al Santísimo va debajo de un Palio que es llevado por los cofrades, seguido de los niños que han hecho la comunión. Las niñas llevan cestas llenas de pétalos de rosas que echan al santísimo cuando se para en los altares. 
El primer domingo de marzo se le llamaba “Domingo de las roscas”, porque se iba a casa de los quintos a tomar rosquillas y dulces, porque celebraban que se iban a la mili. Hace 27 años que esta costumbre ha desaparecido. Y como la mili ha desaparecido, a no ser que sea por otra razón difícilmente se visitará la casa de los quintos.

Monumentos
Entrena como villa de cierta importancia llego a tener tres iglesias:
•    Nuestra Señora de la Antigua, que se vino abajo.
•    Iglesia de San Martín
Fue constituida a partir del año 1.554 de nueva planta, en que se compraron los terrenos para la realización de la obra. La planta sigue la tradición constructiva del modelo Reyes Católicos; es de una sola nave con tres tramos, que nos muestra hacia el exterior los contrafuertes, con capillas entre ellos de igual altura que la nave, es una de las más tardías realizaciones de este tipo de planta en La Rioja, siendo los contrafuertes tan pesados, que parecen asimilarse más a los modelos barrocos de la contrarreforma que al gótico que pertenecen. El crucero esta resaltado en planta por su mayor longitud, situándose en el presbiterio de una cabecera ochavada de tres paños. Las bóvedas en la nave y las capillas. Son de crucería estrelladas con nervios convados, y arcos ligeramente apuntados que se apoyan sobre ménsulas adosadas a los estribos, llevando medallones en las intersecciones de los nervios.
La estructura gótica interior no se acusa en el exterior, donde presentan paramentros lisos, interrumpidos por una línea horizontal en talud que evidencia el menor grosor de la parte superior de los mismos, y cinco ventanas altas ligeramente apuntadas, con la tracería picada para proporcionar luz a la nave.
Completan la planta básica las dos puertas del segundo tramo, una al norte en arco de medio punto del XVI con las dovelas bien desarrolladas y la puerta sur, remodelada en el siglo XVII, que forma parte de la portada retablo bajo un arco de medio punto que sobresale en la fachada. La portada consta de dos cuerpos, en el inferior está la puerta adintelada con un tímpano recto, entre dos pilastras acanaladas con capiteles corintios; sobre el entablamiento se sitúa el segundo cuerpo centrado en la hornacina vacía con un tímpano curvo entre dos pináculos con bola.

En general, el conjunto exterior es a la vez sobrio y elegante, construido sobre ladera lleva adosados en el muro norte la torre y la sacristía. La torre parece del XVII, pegada al tercer tramo, es de tres cuerpos, zócalo, fuste y el campanario con cuatro huecos entres dos pares de pilastras en cada cara, rematando con pináculo en cada esquina. La sacristía se sitúa al norte de la cabecera y del crucero, es barroca posiblemente del XVIII, está distribuida en tres tramos con cubierta de lunetos, y los pilares hacia el interior en cuyos huecos se aloja el mobiliario.
Contrasta la sobriedad del exterior con la riqueza decorativa que se despliega dentro de la iglesia: en el retablo el coro, los púlpitos, y los diferentes retablitos que llenan el crucero y las capillas.
El coro bajo ocupa todo el tercer tramo de la nave, es barroco de mediados del XVIII, bajo la caja neoclásica del órgano de fines del XVIII; esta compuesto por una consola de ventana (reformada), un teclado manual de 45 notas C-c´´´, partido entre c´- c´´ # y con la primera octava corta. A ambos lados del teclado se hallan dispuestos los tiradores que corresponden al siguiente orden de registros.
Bajos
Tiples
Bajos de clarín
Corneta
Bajoncillo
Clarín
Chirimia
Trompeta
Decimonovena
Clarín en eco
Quincena
Quincena
Octava
Octava
Flautado
Violón

Flautado
La caja:
Es de madera policromada y con dorados. El gran cuerpo de la fachada lo conforman los tubos de contras en los laterales y un cuerpo central con tres castillos de tubos.
Sobre la cornisa superior se eleva un clásico frontón. Coronando el conjunto se muestran tres decorativas orlas en oro, dos laterales y una central ocupando todo el cuerpo, en la que aparece la figura del rey David.  Las tallas doradas son flores de girasol que decoran los huecos de los castillos de la tubería. Bajo las bases que sustentan las batalla se muestran cuidadas pinturas con motivos florales
Fuelle:
En la parte posterior del órgano se encuentra un fuelle de cuña.
Teclado:
Las teclas naturales de hueso y las accidentales de granadillo.La transmisión es por medio de varillaje directo en abanico, con sus elementos bien conservados.
Registros:
Los tiradores están bien, no así los listones que presentan numerosas roturas.
Secreto:
Cromático. 
Diversos juegos asientan sus tubos sobre los tablones acanalados.
Tubería:
Prácticamente desaparecida.
Uso:
Inutilizado.

La sillería tiene veintidós asientos con la imagen de San Martín en el respaldo Prioral y la de San Miguel rematando el conjunto, hay un facistol a juego, y una reja de madera y hierro, barroca de mediados del s. XVIII, lo separa de la nave.
El retablo mayor ocupa totalmente el presbiterio, para Ramírez Martínez " constituye la obra cumbre del eje Calahorra- Alfaro- Tudela... hay aquí un afán claramente desmedido por cubrir las superficies con elementos decorativos rizados de tipología vegetal... Pero este delirio ornamental, que sirve para recordarnos la calidad de las piezas de orfebrería, es al mismo tiempo, un síntoma de agotamiento a que había llegado ya este tipo de estructuras." Consta de banco, cuerpo y ático en hormo, con tres calles, estando en cada una de las calles los santos venerados en Entrena, San Martín con el Pobre en la calle central, de donde el escorzo que adopta el caballo recuerda al pintado por Velázquez con el Príncipe Baltasar Carlos para ser vistos desde abajo, le acompañan en las calles laterales las imágenes de San Blas y San Cristóbal, en cuyos bancos existen unos preciosos relieves de la presentación de San Blas y San Cristóbal ante el Tribunal.
En el Sagrario de dos cuerpos esta la Virgen de la Antigua, una Virgen sentada con el Niño, manierista de mediados del S. XVI, y esta rematado por la estatua de la Fe. El proyecto del conjunto fue diseñado por Fernando de la Peña y Francisco de la Cueva y la realización por José de San Juan y Martín de Zuazola, colaboraron también Juan de Peralta vecino de Tudela y Juan Zapater Martínez vecino de Alfaro, la obra se termino en 1707. La policromía es de Felipe Fernando Reoyo en 1771, al igual que cuatro altares más. El sagrario lo doró Manuel de Varela hacia 1707.
Destacamos asimismo los dos retablos muy semejantes situados en el crucero, en el brazo norte del retablo del retablo de la Virgen del Rosario, barroca de finales del S. XVII y en la del lado de la epístola el retablo de la Dolorosa, imagen barroca del S. XVIII.
Entrena ofrece de esta forma, un conjunto urbanístico interesante, que se desarrolla a la sombra de Navarrete y Logroño; la iglesia de San Martín, que aunque muy bonita, es un conjunto arcaizante en su arquitectura, y manerista en la portada y en el retablo, encotrándonos así a la vez en Entrena con los epílogos del arte gótico y del barroco decorativo en La Rioja.
•    Nuestra señora de los Ángeles:
Iglesia de las monjas de Santa Clara, fundada en 1505, y del que fue primero abadesa una hija de los señores de Cameros. Este edificio noble tiene iglesia de sillería con dos retablos barrocos de los siglos XVII-XVIII así como de varios frescos hispano flamencos del S. XVI, recientemente descubiertos tras las obras realizadas en la iglesia, (el abandono llega poco después de confirmarse una subvención regional para la restauración de ese tesoro recién descubierto.)
La iglesia conventual esta construida en sillería. Consta de una sola nave de dos tramos y cabecera de forma cuadrangular con capillas, como si se tratara de brazos de crucero en el tramo primero. A excepción de la capilla sur que tiene crucería, la techumbre esta cubierta de terceletes sobre arcos apuntados, pilares fasciculados, ménsulas y columnas adosadas. El coro en alto está a los pies y la espadaña, también en sillería, tiene dos cuerpos y tres vanos. La portada es apuntada y modulada en el tramo superior.
El retablo del Altar Mayor es de estilo barroco y tiene tres calles con columnas salomónicas. Corresponde a la época de los siglos XVII-XVIII. Tiene lienzos de la Sagrada Familia y San Antonio de Padua e imágenes de Santa Clara, Nuestra Señora de los Ángeles y San Francisco. Un crucifijo, en el ático, remata el retablo. En el lado del Evangelio, hay otro retablo barroco del S. XVIII con las imágenes de Santa Catalina de Siena y San Diego de Alcalá. En el lado de la Epístola, otro retablo del mismo estilo y siglo alberga una imagen de San Buenaventura y un crucifijo. Finalmente, en el muro del tramo de los pies, esta pintado al fresco un retablo donde se representa a San Francisco de Asís, San Pedro, Santa Clara, San Roque, San Sebastián, el Calvario, Santa Bárbara y Santa Catalina. Estamos ante un retablo de pintura hispano flamenca, de los inicios del Siglo XVI. Llama la atención que esta pintada, cuya antigüedad se remonta a la época de construcción del edificio, persista todavía.
En una dependencia contigua a esta iglesia conventual y como complemento de la misma, se construyo hace siete años una oratoria privado que la comunidad comparte con los fieles. Consta de dos partes, la destinada a las religiosas, y las que ocupan las personas que desean asistir a los cultos. Este templo conventual, además de ofrecer una manifestación importante de la arquitectura y arte, es la sede de actos religiosos de los que participe el pueblo de Entrena. Aquí se celebra la Santa Misa todos los domingos del año, a las que pueden asistir cuantas personas lo deseen. Llegado el tiempo invernal, la celebración se traslada al oratorio privado. Con motivo de la festividad de Santa Clara, el día 11 de Agosto los vecinos de esta localidad acuden a esta iglesia, donde reciben el llamado panecillo bendecido de Santa Clara, una tradición que se repite año tras año. Aquel día, el templo se llena de fieles. Los grupos de oración y de retiro que vienen a la Residencia conventual, encuentran esta iglesia el marco adecuado para sus celebraciones eucarísticas, rezos y demás actos piadosos. Entre estos grupos, destaca el llamado Terciario Franciscano, Tercera Orden Seglar, fundada por San Francisco de Asís.
En el amplio coro del templo, las Hermanas de Santa Clara rezan el Oficio Divino.

FUNDACIÓN DEL MONASTERIO
Junto a esta iglesia podemos encontrar el convento de las clarisas cuya historia arranca en le año 1503 cuando el segundo de los Condes de Aguilar, Don Carlos Ramírez de Arellano, desposado por Don Juan Manrique de Zúñiga, hidalgo perteneciente al más poderoso señorío medieval riojano con jurisdicción sobre 27 villas riojanas con cerca de 4000 vasallos, funda el Convento de Nuestra Señora de los Ángeles, actual Convento de las Hermanas Clarisas, en Entrena. Las religiosas de la orden de Santa Clara, provenientes del Cenobio de la vallisoletana Tordesillas, aportaron por aquel entonces, al acta fundacional del convento el pertinente aporte espiritual.
Desde aquel siglo hasta la actualidad el convento de clausura de las Franciscanas Clarisas ha atravesado por multitud de vicisitudes, incluidos cambios en el nombre y hasta pleitos de propiedad sobre el mismo.

CERRADO POR CRISIS VOCACIONAL
Hoy por hoy, la Comunidad afronta la crisis más importante de su historia, la vocacional. En la actualidad, sólo tres hermanas residen en el cenobio riojano, pero será por poco tiempo ya que se tienen que ir por el reducido número de hermanas, para poder cumplir con la vida contemplativa. En el trasfondo de las razones apuntadas desde la comunidad, se puede leer la imposibilidad material de las tres hermanas a la hora de abordar las tareas de conservación del mismo y sus huertas, una superficie que supero los 20.000 metros cuadrados, sin desatender sus deberes con la oración. El abandono oficial podría llevarse a efecto dentro de unos meses, aunque la Superiora no quiere apuntar una fecha concreta.
El convento "entrenero" es uno de los mas conocidos en La Rioja por su ancestral labor de elaboración de pastas y por la tradición de recibir huevos por parte de los futuros matrimonios en aras de contar con un día de esponsales soleado, una tradición que ahora amenaza con perderse.

UN EDIFICIO Y NINGÚN DESTINO
El convento de Entrena carece de protección habida cuenta de que no figura como monumento en los archivos del Patrimonio Artístico riojano. De ahí que su derribo, en teoría, sea posible en cuanto de allí se muden las tres religiosas que hoy lo habitan.
CRUCERO
En la población llama la atención el Crucero del siglo XVII situado en la Plaza. Tiene el fuste cilíndrico acanalado rematado en un capitel toscano. El nudo es un templete con seis imágenes, interpuesto entre el crucero y el fuste que parece reaprovechado de alguna construcción. La Cruz tiene un calvario en el anverso donde falta la Virgen, y una Piedad en mal estado en reverso.
ERMITA DE SANTA ANA
Situada a unos dos Kilómetros, en dirección a Navarrete, junto a la carretera. Es un sencillo edificio construido en mampostería y sillería, de una sola nave y cabecera rectangular, cubierta de bóveda de lunetos y a los pies el ingreso con un sencillo arco. Parece barroca, del S. XVIII, y fue hecha en 1964. En su interior tiene un retablillo rococó con la imagen de Santa Ana y un crucifijo romanista del S. XVI.
OTROS MONUMENTOS
Como muestra del esplendor histórico y de las posibilidades económicas de los de Entrena quedan hermosos edificios en la plaza del Coso y en la calle Mayor.